¿Una dieta o una mejor nutrición? aprende el secreto sin luchar...

La mayoría de las personas que andamos por la vida con unos kilitos más de lo que pintan los estándares de belleza, o aquellos que tenemos la enfermedad de la obesidad, conocemos muy bien esto de que la palabra dieta siempre está asociada a una sensación de desilusión y esfuerzo imposible.

Muchas veces y cada vez con más frecuencia nos preguntamos seriamente si hacemos una dieta o una mejor nutrición para poder dar fin a nuestros problemas, y la respuesta, aunque es simple, cuesta mucho llevarla adelante.

Dieta o mejor nutrición

Todos sabemos muy bien cuál es la elección correcta, pero… ¿Por qué no podemos llevarlo adelante? ¿Por qué nos cuesta tanto el día a día en esto de comer y vivir mejor?
Pues bien, ¡Tengo la respuesta!, al igual que todos ustedes tengo hábitos, algunos más saludables y otros menos, pero los tengo todos, como mujer y como madre. La respuesta la encontré especialmente cuando fui madre y es esta:
Debes hacer exactamente lo que quieres que tus hijos hagan y debes vivir exactamente de la manera en que deseas que tus hijos vivan. Desde los tres años de mi niño he dejado de fumar (después de 15 años de fumar una cajetilla de cigarrillos diaria) y una amante de los dulces.

La tercera vez que mi hijo me pidió que dejara de fumar me sentí obligada a hacerlo, porque yo siempre le pedía todo y el solo me pedía que dejase de fumar, así que tuve que hacerlo, y… ¿adivinen qué pasó? Me costó solo unos 10 días cambiar mi vida, aquí van los secretos:

Secretos para cambiar tu vida

  • Si vas a cuidarte en las comidas, no tienes que decírselo a nadie, porque no lo haces para el bien común, solo lo haces por ti y solo necesitas tú aprobación y la de nadie más.
  • La ansiedad se maneja con actitud positiva, algo de caminata y muchas verduras, infusiones y frutas.
  • Si puedes hacer el cambio durante 28 días, podrás hacerlo de por vida. Internacionalmente, los estudios sobre cambios de conducta se trabajan durante un mínimo de 28 días, que respecta al tiempo que el cerebro vuelve a generar una flamante sinopsis que reaccione positivamente a tus actitudes cotidianas, incluso si refiere a masticar unas ramitas de apio o comer una manzana, empezarás a sentir cierto placer o felicidad al cuidarte, cosa que durante los primeros días es difícil.
  • Para un cambio más fuerte, debes darte el tiempo necesario para pensar en lo que estás haciendo y en que una hora haciendo lo correcto, es un gran avance, pero un día es todo un logro.

Tomate una foto todos los días por la mañana, y verás cómo cambia tu piel cuando decides comer de forma sana, evitando mayormente las frituras y las sodas, y cambiando todo por mayor cantidad de verduras, frutas, carnes magras y lácteos.

Lleva adelante el reto de los 28 días y deja de hacerte la pregunta de “¿una dieta o una mejor nutrición?” tú y yo sabemos que la respuesta es “Una mejor calidad de vida: nutrición y actividades más saludables” ¡comienza cuando antes, no pierdas tiempo!

Deja una respuesta