Sorprendente botella comestible: Ooho

La tecnología al servicio de la humanidad, cada vez más se centra en solventar las necesidades más básicas, pero sin dañar el medio ambiente.

Tormando en cuenta la abundante contaminación de los plásticos en el planeta, dos estudiantes de diseño idearon una forma higiénica y novedosa de aislar agua, para consumirla, sin embotellarla.

Ooho la nueva forma de hidratarse

Pero la bolsa comestible para agua  Ooho no fue creada por científicos, sino por creativos que utilizaron técnicas culinarias comunes y ya conocidas, pero le dieron un uso inesperado. Un español y dos franceses crearon una bolsa comestible a base de ingredientes como algas y cloruro cálcico.

No sólo su creación es novedosa, sino su bajo costo e incluso aseguran que podemos crearla de forma casera. Además de ser biodegradable es apta para consumo humano.

Los creadores se basaron en teorías y conocimiento de la cocina molecular, utilizando una técnica llamada Esferificación.

Adiós a las botellas plásticas, ¿será?

Por ahora no se comercializa masivamente esta nueva forma de tomar agua, pero se espera que a corto plazo podamos tener acceso a una bolsa comestible en todas partes del mundo.

Se visualiza como una opción práctica y sencilla para que los atletas se hidraten, además de tener el potencial de volver más accesible el vital líquido a rincones del mundo donde hay escasez.

Sus creadores ya tienen una iniciativa llamada skippingrockslab donde ya se encuentran desarrollando y potenciando la Ooho.

image

El agua es congelada para luego ser revestida por una membrana tipo gelatina, que no sólo aísla el agua de contaminación, sino que también es apta para el consumo humano. Esto provoca que no genere desechos tan destructivos para el medio ambiente como el PET o plástico usado para crear las botellas.

El futuro es hoy

Mientras la mente humana siga innovando y produciendo ideas, seguirán surgiendo personas con productos o alternativas diferentes, que cambien el rumbo del planeta y le den un respiro.

Estas son las noticias que da gusto compartir, no sólo para aplaudir el ingenio de estos jóvenes, sino con la esperanza de que nuestro planeta pueda tener una pausa. Su constante deterioro no es cosa del futuro cercano, sino del ahora. Pero estamos a tiempo de cambiar el rumbo de nuestra propia destruccion, con pequeñas cosas que generen grandes cambios.

Deja una respuesta