Mujeres y hombres en el trabajo: 100 años más para ser iguales

100 años más para ser iguales

A pesar del reconocimiento mundial que ha sido otorgado a las mujeres con respecto a su capacidad para ejercer varias tareas al mismo tiempo y resultar más eficientes que el género masculino, el debate con respecto a la desigualdad con los hombres – sobre todo en el aspecto económico – sigue estando vigente.

En 2011, Colombia promulgó una ley en donde establece en su décimo artículo que todos los trabajadores y trabajadoras son iguales, sin importar su sexo o género. En teoría, estos aspectos no deberían influenciar en la retribución económica por su labor. A pesar de esto, el país suramericano se ubica en el puesto 96 de 145, en cuanto a diferencia salarial se refiere, entre ambos géneros.

mujeres

El panorama resulta un poco más esperanzador para la nación neogranadina cuando, en líneas generales, se ubica en la casilla número 42 con respecto a la desigualdad de género. A pesar de estar por encima de la mitad del conteo en esta última categoría, el investigador del observatorio laboral de la Universidad del Rosario, Iván Daniel Jaramillo sostiene que Colombia podría tardar más de 118 años (cifra promedio mundial) en eliminar la brecha económica entre hombres y mujeres.

De acuerdo con el estudioso, la cultura machista propia de la región latinoamericana no colabora en la lucha por la igualdad entre hombres y mujeres. Un ejemplo de esto es que las labores del hogar, mayormente ejercidas por el género femenino, no tienen reconocimiento económico a pesar de formar parte del 19,3% del producto interno bruto colombiano. Igualmente, el trabajo se hace más arduo cuando la concepción de la mujer se dibuja dentro de la cocina y no en una oficina.

Otros especialistas como Stefano Farné, de la Universidad de Externado, sostienen que asumir que Colombia tardará más de un siglo en romper con la tradición machista es exagerado, puesto que el ritmo de trabajo con respecto a este tema mejora cada vez más.

A pesar de las diferencias de posturas entre especialistas, no puede negarse que con respecto a siglos anteriores, la brecha se ha ido haciendo cada vez más corta a nivel mundial, salvo contadas excepciones en donde la cultura se ve influenciada por creencias religiosas. Los avances han sido importantes desde el nacimiento de la raza humana, sin embargo, todavía queda mucho por lograr.

La existencia de una ley que ampare la igualdad de géneros no implica, por ahora, las mismas oportunidades laborales entre hombres y mujeres. Muchas son las empresas que prefieren al género masculino para evitar complicaciones con respecto a la maternidad, por ejemplo. Esto debería ser erradicado lo más pronto posible. Muchos siglos han pasado para lograr cierto equilibrio, pero, al parecer, falta todavía uno más para que ambos géneros de la raza humana puedan estar al mismo nivel.

Deja una respuesta