Mitos y mentiras sobre la pérdida de peso que todos nos hemos creído o aún creemos

Son muchas las personas preocupadas por la pérdida de peso, la salud, y sobre todo, seamos sinceros, por el aspecto de su cuerpo. Nada criticable. Sin embargo, las precauciones por estos temas alcanzan a veces cotas inimaginables, que conducen a la gente a creer cosas que no son realmente ciertas y por tanto, seguir pautas de “salud” que pueden en muchos casos ser contraproducentes. Veamos algunos ejemplos.

Todavía muchos hacen caso a mitos como que la miga engorda más que la corteza, la pasta es mala para la cena, la fruta engorda más como postre, o beber agua y comer alimentos crudos nos hace adelgazar sin tener que preocuparnos de nada más. En algunas ocasiones es cierto, pero en muchos casos los nutricionistas son tajantes y la respuesta no es tan inmediata.

Los principales mitos al hablar de pérdida de peso

pérdida de peso

Por ejemplo, en el caso de beber agua, sí que es cierto que ayuda a nuestro metabolismo a funcionar mejor, pero no significa que estemos perdiendo peso por cada trago de agua que damos. Lo mismo sucede con el té caliente, dado que hay quien dice que nos ayuda a acabar con la grasa corporal, siendo esta otra afirmación que carece de rigor científico.

También es fácil encontrar mitos relacionados con la supresión de comidas, (como puede ser no desayunar), y la eliminación de ciertos alimentos o nutrientes de nuestra dieta, (eliminación radical de grasas o hidratos). De nuevo, no todo es cierto. Si no desayunamos, por ejemplo, es muy probable que en la siguiente comida que hagamos, comamos con mayor apetito, además de que no es saludable dejar de comer.

Por otro lado, el adelgazamiento sin consumo de hidratos está relacionado con una insana pérdida de peso, y la eliminación de grasa o carnes rojas no se relaciona con un inmediato adelgazamiento.

Más mitos que nos encanta creer son los relativos a los alimentos diseñados para el adelgazamiento y la pérdida de peso, es decir, los alimentos light o integrales. Ciertamente suelen poseer un aporte calórico menor que su hermano mayor no integral, pero no significa que podamos ingerirlos de forma indiscriminada. Tan simple como que a mayor cantidad, mayor número de calorías.

Siguiendo por esta línea de alimentos diseñados para adelgazar, encontramos también las dietas. Tampoco las dietas se salvan de ser mitificadas en la pérdida de peso, ya que aun siendo bueno el acato de unas pautas de salud, dietas como la mono-alimento, pueden ser perjudiciales por no contener todos los nutrientes que necesitamos.

¿Y qué hay del ejercicio? Pues bien, teniendo en cuenta que lo importante es la quema de calorías, debemos procurar hacer ejercicio en función a la ingesta de estas, si queremos contribuir a la pérdida de peso. Por tanto, ir el gimnasio o a correr no nos da carta blanca para comer lo que queramos, dado que si no consumimos todas estas calorías, se acumularán.

Dicho esto, está claro que podemos encontrar mitos para aburrir, pero no todos estos hábitos son dignos de nuestra atención. Lo verdaderamente importante para una buena salud es la realización de una dieta equilibrada combinada con ejercicio rutinario. No todo lo que nos dicen es cierto.

Deja una respuesta