La transformación de Adele: 31 kilos

En el año 2010, todos comenzamos a escuchar hablar sobre una chica británica de tan solo 21 años, que debido a su increíble talento como solista musical comenzaba a conquistar al mundo de la música y a sus aficionados.

Adele Laurie Blue Adkins, más conocida por todos nosotros simplemente como "Adele", era una chica común y corriente, quien bromeaba con sus amigos haciendo video clips musicales, los cuales un día comenzó a subir a la red social de MySpace, hecho que la llevaría posteriormente al éxito.

Para el año 2011, las composiciones musicales de Adele, comenzaban a situarse en las listas top de la música mundial, haciendo que la artista alcanzará cada vez más la fama y el éxito en cada rincon del mundo.

Adele pesaba 98 kilogramos

A pesar de la fama y el éxito que esta chica de 22 años poseía, algunos medios insistían en hacer énfasis en desprestigiar a la artista.  Pero...¿por qué?, ¿qué había de malo en Adele, para que el mundo mediático juzgara y señalara a esta chica aparentemente hermosa, sencilla, natural, y además...con una voz casi de ángeles? Su figura. Adele pesaba en aquel entonces, con tan solo 22 años, 98 kg, lo que es el equivalente a unas 216 libras.

Para los medios, aquella voz casi angelical contrastaba radicalmente con aquella figura demasiado opulenta y poco delicada para un mundo, en donde la elegancia y la superficialidad, priman por sobre todas las cosas.

Foto:Getty Images / Instagram

Foto:Getty Images / Instagram

Si bien, desde que empezó su carrera artística en el año 2010, se han notado algunos cambios positivos en cuanto a la figura corporal de la artista, es precisamente en el 2015, cuando esta diosa del pop y la balada romántica, sorprende a todos, de manera espectacular.

En octubre de 2015, Adele hace una aparición en escenarios, en donde se la ve sumamente en forma y delgada, como si esos kilos de más que pudieron haberla atormentado en un pasado, nunca hubieran existido. Adele perdió en los últimos 6 años, un peso total de 31 kilogramos, lo que es el equivalente a 68 libras...¡y sin hacer ningún tipo de magia!

Y para conseguir esto, ni siquiera siguió una dieta estricta. Se limitó a cambiar hábitos malos por otros más saludables.

Foto principal del artículo: youtube.com, canal Nalisita

Deja una respuesta