La dieta Paleolítica, descubre todos sus beneficios aquí…

Luego de los años sesenta la idea de comer carnes comenzó a disminuir en todo el mundo, sobre todo en los países desarrollados.

Esta idea, sin dudas tiene dos bases: La primera viene a colación de que en aquella época, la carne se producía mayormente en países en vías de desarrollo y el transporte e impuestos lo encarecían muchísimo, este es el motivo fundamental de que en países como USA y Londres, se instaurara en aquellos años la carne enlatada (la cual era mucho más económica dentro del mercado).

La segunda base viene de la mano de las nuevas tendencias de vida cotidiana. Por aquellas épocas se instalaban políticas de vida calmada, con hábitos físicos que no requerían de gran cantidad de proteínas energéticas, sobre todo por el basto desarrollo que comenzó a generarse en los núcleos de civilización.

La dieta paleolítica viene a romper con todos aquellos paradigmas, menos con uno:

Las proteínas de carne generan una fuente de energías totalmente genuinas, que al mismo tiempo son mucho más sanas para el proceso intestinal. El hecho de que nuestro cuerpo se adapte mejor a la ingesta de carnes, es porque durante siglos y siglos la raza humana ha compuesto su dieta mediante el consumo de animales y la recolección de frutas y verduras.

Desde la era de piedra hasta nuestros días, una de nuestras principales características es que la fisonomía humana está hecha para un gran gasto calórico, una gran actividad física. Espor ello que el hombre ha sentido siempre la necesidad del consumo de carnes. Esta es la tesis básica del origen de la dieta paleolítica.

image

El desarrollo de actividades de alto rendimiento como IronMan, Bootcamp y otros entrenamientos fuertes, han instalado una realidad en nuestros tiempos: La carne es absolutamente necesaria para quienes realizan un gran entrenamiento físico.

Mientras que al mismo tiempo, muchas personas que sufrían de algunas dolencias como diabetes, colon irritable, lupus y celiaquismo, encontraron en la vida nutrida por la dieta Paleolítica una cura a todos sus problemas.

Aunque muchos profesionales le adjudican la cura a la combinación del alto entrenamiento físico y la nutrición basada fundamentalmente en proteínas de carne, que aparentemente son genuinamente natural de nuestra raza humana, y es por ello que nuestro organismo comienza a metabolizar mucho mejor y todo los sistemas vitales se reconcilian y optimizan con gran velocidad.

La mayoría de los adeptos de la dieta paleolítica concuerdan en los siguientes beneficios:

  • Ofrece una sensación de energía que muchos no conocían en sus vidas.
  • Comienzan a metabolizar con mucha más rapidez todos los alimentos.
  • Sienten saciedad con facilidad.
  • Poseen un mejor rendimiento físico.
  • Disminuyen las grasas corporales, dentro de una vida cotidiana mucho más sana.
  • Mejoran los niveles de colesterol negativo.
  • Disminuyen el consumo de glucosa naturalmente.
  • Mejoran la figura estéticamente.
  • Sienten menos dolores y contracturas musculares.
  • Finalizan con muchas afecciones que arrastran de toda la vida (en muchos casos).

Ahora que ya tienes toda la información, ¿qué crees? ¿Estás listo para comenzar con la dieta paleolítica?

Deja una respuesta