Día trampa en la dieta, ¿bueno o malo?

Mientras estamos en régimen alimenticio, o con una dieta estricta, llegan a nosotros fantasías y antojos. Como un pastel perfecto de chocolate o la tentación de comer alimentos fuera de la dieta. El día trampa es un concepto muy útil, que nos puede ayudar a mantener el enfoque saludable y equilibrado de nuestro plan de alimentación.

Estar a dieta no debe ser sinónimo de pasar hambre, ni de perderte de celebrar con tus amigos una cena informal o un cumpleaños.

Pero ¿qué es Día trampa?

Es un día que se asigna, dentro de la semana, para romper la dieta de forma deliberada e intensional. ¿Será que nos estamos engañando? ¿Es auto sabotaje? No. Simplemente estamos consintiendo a nuestros antojos un día de los 7, para poder tener más fuerza el resto de la semana.

Esta estrategia es muy útil para no tener arranques de ansiedad o atracones, y se recomienda para el fin de semana, que usualmente tenemos salidas familiares o compromisos sociales.

Qué puedes hacer en tu día trampa

Ya no tendrás que relamerte ante ese pastel en el cumpleaños de tu prima, sin probarlo, porque estás a Dieta. Si eliges el domingo como tú Día trampa, come sin pesar ni remordimientos. Eso sí, el lunes vuelve con tranquilidad y desición a tu régimen de alimentos saludables y haz unos 20 minutos extra de ejercicio.

Este recurso ayudará a tu constancia de lunes a sábado. Si tienes claro que puedes pecar el domingo, seguro no te importará sacrificarte un poco el resto de días del calendario.

Otra ventaja es que tu proceso de dieta no será un martirio, donde deberás esperar semanas para una recompensa o para ver resultados. Esa pausa de domingo te dará satisfacción momentánea, y te dará entusiasmo para llegar al siguiente escalón del camino.

Día trampa

Planifica tu día trampa

No importa cuál sea: lunes o domingo, o cualquier otro día. Lo importante y determinante es que lo planifiques y respetes. Eso hará que tu mente se proyecte a su próximo día trampa, y la semana pase más rápidamente.

Puedes incluso crear un menú de lo que deseas comer ese día, como una motivación para cuando llegue el momento de saciar tus antojos culinarios. Recuerda que todo tiene un precio. El lunes próximo, luego del día trampa, incrementa tu tiempo de ejercicio, para compensar un poco el incremento de calorías.

El día trampa incrementa también tu ingesta de agua, fibra y de frutas de agua. Esto hará que te sientas satisfecho con porciones pequeñas.

Deja una respuesta