7 alimentos para cuidar tus oídos

Habrás oído muchas veces cuáles son los alimentos que te ayudan a mantener sana tu vista, tu memoria o tu piel. Pero, ¿sabes cuáles son los mejores alimentos para tu sistema auditivo? Si te preocupa la salud de tu audición, hoy te traemos los alimentos más recomendables para mantenerla en las mejores condiciones. Y además, te proponemos trucos para introducirlos en tu día a día y disfrutar cuidándote.

¡Toma nota!

oidos

1. Pescado

El pescado es una de las fuentes de proteína animal más sanas que puedes comer: contiene nutrientes esenciales para una dieta equilibrada, incluyendo valiosas vitaminas y minerales.

Para tu oído lo más importante del pescado es su alto contenido en ácidos grasos Omega 3, que protegen la capacidad auditiva. Especialmente si ya has cumplido los 50, que es cuando más se empieza a notar la pérdida de audición.

2. Vegetales de hojas verdes

Las verduras de hoja verde como las acelgas, espinacas o coles chinas son una fuente inestimable de vitamina A, básica para la salud de nuestros oídos.

Si no te apetecen mucho simplemente hervidas o al vapor, siempre puedes saltearlas con legumbres, frutos secos u otras verduras, añadirlas a tus cremas y sopas, cocinarlas con pasta (en lasaña o canelones) o incluso poner un puñado en tus batidos de fruta favoritos. ¡No tienes excusa!

3. Cereales

Los cereales son muy ricos en vitaminas del grupo B, especialmente la B9, que ayuda a frenar hasta un 20% el deterioro auditivo en personas mayores.

Si no eres muy fan de los clásicos cereales de desayuno con leche, tienes muchas más opciones: pasta, sémola, cous-cous, galletas… todos deliciosos.

4. Pasas

Las pasas están cargadas de zinc. Este mineral protege nuestras defensas y ayuda a nuestros oídos a mantenerse a salvo de infecciones, protegiendo su correcto funcionamiento.

Si no te gustan mucho las pasas, siempre puedes comer la fruta fresca, u otras frutas con alto contenido en zinc, como la moras, la piña o los higos.

5. Nueces

Las nueces también ayudan a tus defensas a luchar contra las infecciones, ya que contienen mucha vitamina E, esencial en la fabricación de glóbulos blancos. Si no ves el momento de comerte un puñado de nueces, añadirlas a la ensalada, salteados de verduras o acompañando tu postre o tu fruta favorita, siempre es un buen truco para complementar tu aportación de este valioso fruto seco.

6. Lácteos

Los derivados de la leche son un gran aliado de nuestro sistema auditivo, gracias a su alto contenido en calcio. Este mineral, además de ayudar a mantener fuertes tus huesos, protege tus oídos y los mantiene sanos durante mucho tiempo.
Puedes consumir lácteos de muchas maneras, y todas muy apetitosas: yogures, leche, quesos… hay mil y una posibilidades.

7. Levadura

La levadura es un hongo muy beneficioso para el sistema auditivo gracias a su aporte de zinc y ácido fólico. Ambos protegen y refuerzan nuestro oído.
Además de encontrarla en bollería y pasteles, puedes añadir levadura en copos a muchas preparaciones, como complemento alimenticio. Por ejemplo en los cereales de desayuno, en el yogur o en vinagretas para ensaladas. ¡Atrévete a probar!

Ya has visto cuántos alimentos te ayudan a mantener tu aparato auditivo en forma. Con una dieta equilibrada y evitando en lo posible las grasas saturadas (que no le sientan nada bien a tus oídos, ni a tu salud en general), disfrutarás de una audición estupenda durante muchos años. ¡Salud!

Deja una respuesta